Control de Plagas Urbanas

La presencia de artrópodos, roedores o microorganismos en el interior de viviendas, hospitales, edificios públicos, industriales, etc., constituye un importante elemento de riesgo para la salud pública, en la medida en que pueden actuar como agente nocivo, reservorio o vector de enfermedad para el hombre y los animales, y/o constituir una posible causa de alergia. Asimismo, producen deterioro en la calidad de vida e incluso alteraciones psicológicas.

Estos organismos causan también daños directos e indirectos tanto sobre las estructuras de los edificios, como sobre las mercancías, produciendo importantes pérdidas económicas y de imagen.

Con el fin de minimizar esta problemática en ambientes interiores, AMBISER desarrolla actuaciones de desinfección, desinsectación y desratización. Los procedimientos de actuación en el control de plagas están basados en la gestión integral del riesgo de manera que se garantice una adecuada calidad ambiental.

Para conseguir este fin, priorizamos la implantación de medidas preventivas y la utilización de métodos físicos de control de plagas limitando el uso de biocidas sólo en los casos en los que las medidas anteriores sean insuficientes. De esta forma, se minimizarán los riesgos para la salud pública y el impacto medioambiental que lleva asociados el uso de productos químicos, conforme a los principios establecidos por la O.M.S. respecto al Control Integrado de Plagas.

El tipo de instalaciones que requieren estos tratamientos son:

  • Industria Alimentaria y Agroalimentaria
  • Hostelería
  • Instalaciones Sanitarias
  • Comercios de alimentos
  • Hogares particulares y Comunidades de Vecinos
  • Edificios de oficinas
  • Edificios Públicos
Plan de Control de Plagas Norma UNE
Plan de Control de Plagas Norma UNE

Desinsectación

Los artrópodos constituyen el grupo más diversificado y abundante del reino animal. Unos animales de tan amplia difusión en la naturaleza, forzosamente compiten con el hombre y otros animales en sus hábitats y en muchas de sus actividades. Los artrópodos pueden llegar a ser un riesgo potencial para la salud pública, de gran importancia desde el punto de vista médico y sanitario por las enfermedades y reacciones alérgicas que pueden producir, y constituir un foco de contaminación de alimentos, además de deteriorar los materiales y mercancías o simplemente ser molestos por su biología.

Las principales especies de artrópodos a controlar son:

Cucarachas:Ver todas

  • Periplaneta Americana (Cucaracha Americana o voladora)
  • Blatella Germánica (Cucaracha rubia o del café)
  • Blatta Orientalis (Cucaracha negra)

Mosquitos:Ver todas

  • Anopheles atroparvus
  • Culex pipiens
  • Ochlerotatus Cassius
  • Aedes albopictus
  • Culiseta longiareolata

Moscas:Ver todas

  • Musca doméstica (mosca doméstica)
  • Phlebotomus perniciosus,Phlebotomus ariasi, Phlebotomus papatasi (Beatillas)
  • Simulium erytrosephalum, Simulium ornatum, Simulium equinum (moscas negras)
  • Stomoxys calcitrans (mosca del establo)

Avispas:Ver todas

  • Polistes gallicus (Avispa común)
  • Vespula germánica (Avispa alemana)
  • Vespa crabro (Avispón)

Chinches:Ver todas

  • Cimex lecturalius Cimex hemipterus (chinche de la cama)
  • Triatoma infestans, T. basiliensis, T. dimidiata, (chinche triatomina)

Hormigas:Ver todas

  • Linepithema humile (hormiga argentina)
  • Lasius niger
  • Messor barbarus
  • Monomorium pharaonis (hormiga faraón)
  • Tapinoma melanocephalum (hormiga fantasma)
  • Crematogaster scutellaris (hormiga acróbata)
  • Camponotus ligniperdus
  • Lasius fuliginosus (hormiga negra brillante de la madera)

Pulgas:Ver todas

  • Ctenocephalides felis (pulga del gato)
  • Ctenocephalides canis (pulga del perro)
  • Pulex irritans (pulga del hombre)
  • Xenopsylla cheopis (pulga de la rata)

Para su control AMBISER apuesta por el CONTROL INTEGRADO DE PLAGAS – CIP

“Estrategia de control capaz de mantener las especies nocivas por debajo del umbral de tolerancia, utilizando, en primer lugar, factores naturales de mortalidad, e utilizando posteriormente, métodos integrados de lucha (biológicos, físicos, químicos, etc) compatibles con el medio ambiente y la salud pública”

OILB (Organización Internacional Lucha Biológica)

PRINCIPIOS DEL CIP

  • Seguimiento de las poblaciones de plagas y de los factores más relevantes que determinen su presencia.
  • Identificación plaga.
  • Determinar el nivel de daño y el umbral de tolerancia.
  • Seleccionar el momento adecuado para la intervención.
  • Selecciona tácticas menos agresivas.
  • Priorizar plaguicidas dirigidos y biorracionales.
  • Evaluación de los resultados.

COMPONENTES DEL CONTROL INTEGRADO

1.Inspección inicial

2.Elaboración Plan de Actuación

3.Evaluación programa

PLAN DE ACTUACIÓN

"AMBISER Siempre priorizará los métodos físicos, físico-químicos y biológicos a los métodos químicos”

Para ello contamos con el equipo THERMICIDE

Thermicide

MEDIDAS DE CONTROL

1.Correctoras

2.Físicas

3.Mecánicas

4.Biológicas

5.Químicas

Desratización

Las ratas y ratones, desde el punto de vista de la salud pública, constituyen un factor de riesgo por las enfermedades que se transmiten, bien directamente, bien a través de los parásitos de los que son portadores. Los roedores domésticos urbanos son el reservorio de agentes etiológicos causantes de la “peste” y el “tifus murino”, cuya transmisión al hombre viene posibilitada por su vector, la pulga Xenopsylla cheopis. Asimismo, intervienen en la transmisión de otras enfermedades como la “riketsiassis” y la “leptospirosis”. En la Edad Media fueron responsables de las epidemias de peste negra que asolaron Europa de manera dramática. Las ratas, ya sea a través de las patas, piel o heces, desempeñan un papel primordial en la transmisión de las epidemias. Entre las enfermedades más importantes en las que están involucradas cabe destacar:

Las principales especies de roedores a controlar son:Ver todas

  • Rattus norvegicus (rata gris)
  • Rattus rattus (rata negra)
  • Mus domesticus (ratón)

Desinfección

La presencia de microorganismos patógenos (hongos, bacteria, virus…), en ambientes interiores, por encima de determinados umbrales representa un riesgo potencial para la salud pública. En orden a evitar que se produzca esta situación, es necesario establecer medidas de prevención y control dirigidas a la reducción de la tasa microbiana hasta niveles considerados seguros.

Control de aves

Una de las razones fundamentales que justifican la necesidad de vigilar y de mantener las poblaciones de animales urbanos dentro de parámetros razonables se refiere a los supuestos peligros y riesgos en salud pública. A priori, la hipótesis de que ciertas aves urbanas pudieran actuar como reservorios y/o vectores de patógenos de interés en salud pública sería lógica y se fundamenta en numerosos estudios científicos realizados sobre estos colectivos animales. Se trata de animales de vida libre y que presentan costumbres (migraciones, comportamiento gregario, proximidad física al ser humano, etc.), que facilitarían ciertos factores críticos en epidemiología de ciertas enfermedades de interés médico-veterinario.

Las aves también pueden causar daños sobre el patrimonio cultural (daños químicos debidos a la reacción química entre los componentes de la orina-excremento con la piedra y que conduce a su progresiva disolución) y otros daños como humedades debido a daños en cubiertas, ensuciamiento en toldos, cristales y otros ornamentos propios de fachadas y patios, etc.

Las principales aves plaga en ambiente urbano son:Ver todas

  • Columba livia (Paloma bravía)
  • Columba palumbus (Paloma torcaz)
  • Streptopelia decaocto (Tórtola turca)
  • Sturnus unicolor (Estornino pinto)
  • Sturnus vulgaris (Estornino begro)
  • Pica pica (Urraca)
  • Corvus corax (Cuervo)
  • Hirundo rustica (Golondrina)
  • Delichon urbicus (Avión)
  • Apus apus (Vencejo)
  • Larus argentatus (Gaviota argentina)
  • Larus michaellis (Gaviota patiamarilla)
  • Larus ridibundus (Gaviota reidora)
  • Ciconiia spp (Cigüeña)
  • Myiopsitta monachus (Cotorra argentina de pecho gris)