Cucarachas, asma y propagación de bacterias

La presencia de cucarachas en edificios habitados tiene consecuencias negativas para la salud humana. Determinadas proteinas (alérgenos) que se hallan en los excrementos, saliva y cuerpo de estos insectos pueden causar reacciones alérgicas o desencadenar síntomas de asma, especialmente en niños. También son excelentes transportadores de una gran variedad de microbios patógenos, como E.coli y Salmonela.

Alergia y asma

Las cucarachas viven en una amplia gama de entornos en todo el mundo, preferentemente en ambientes templados, y muy comúnmente en edificios de ciudades densamente pobladas, donde la temperatura les es propicia y tienen fácil acceso a agua y alimentos. Estos insectos, principalmente nocturnos, pueden llegar a vivir hasta tres meses sin comida y un mes sin agua.

La presencia de cucarachas en edificios tiene muchas consecuencias negativas para la salud debido a los alérgenos que se encuentran en heces, saliva y cuerpo de los insectos, capaces de originar reacciones alérgicas o síntomas de asma.

La alergia a las cucarachas fué reportada por primera vez en 1943, al observarse que algunos pacientes desarrollaban erupciones en la piel inmediatamente después de estar en contacto con los insectos. Pruebas cutáneas de alergia se desarrollaron en 1959, confirmándose la alergia de los pacientes a las cucarachas y estudios posteriores han establecido claramente la capacidad de los alérgenos de estos insectos para actuar como desencadenantes de ataques agudos de asma.

Según datos del estudio National Cooperative Inner-City Asthma Study (NCICAS), realizado en ocho ciudades de EEUU, los niños con un test de alergia positivo para alérgenos a cucarachas y una alta exposición a estos en el dormitorio, son más propensos a tener sibilancias, faltar a clase, pasar noches sin dormir y realizar vivitas al médico u hospitalizaciones por asma.

Aproximadamente del 23% al 60% de los residentes urbanos con asma son sensibles a los alérgenos de las cucarachas y este hecho no se limita a los niños. El estudio también halló que la alergia a las cucarachas se asocia con asma más grave entre los pacientes asmáticos de edad avanzada en la ciudad de Nueva York.

El asma es una enfermedad respiratoria crónica grave, que afecta directamente a la calidad de vida de casi 25 millones de estadounidenses, con una estimación de 7 millones de niños afectados.

Propagación de bacterias

Las cucarachas también pueden ser nocivas para la salud al transportar pasivamente microbios en la superficie de su cuerpo, incluyendo patógenos que son potencialmente peligrosos para los seres humanos, estando implicadas en la propagación de hasta 33 tipos de bacterias, incluyendo E. coli y algunas especies de Salmonella, gusanos parásitos y otros tipos de patógenos humanos.

E. coli y Salmonella son causas clásicas de intoxicación alimentaria o gastroenteritis, con síntomas comunes que incluyen dolor abdominal y estomacales severo, diarrea, náuseas y vómitos, siendo necesaria en ocasiones la hospitalización. Incluso, en casos raros, las bacterias pueden pasar al torrente sanguíneo y causar infecciones que amenazan la vida.

Protegerse de las cucarachas

Es posible mitigar los problemas de cucarachas y proteger la salud con una barrera de exclusión y con la limpieza. La barrera de exclusión previene la entrada de las cucarachas a la casa, a través de lugares como pequeñas grietas en las paredes, espacios cercanos a las tomas de corriente eléctrica o los desagües. Asimismo, tener un hogar limpio hará que sea menos atractivo para las cucarachas.

Algunos aspectos a tener en cuenta para prevenir su presencia:

  • Mantener las superficies, fregaderos, mesas y suelo limpios. Eliminar los restos de comida.
  • Guardar los alimentos en recipientes herméticos y no dejar comida fuera (incluyendo los alimentos para mascotas)
  • Sellar las grietas y huecos en las paredes y suelos, alrededor de cañerias, tomas de corriente y placas de interruptores.
  • Dejar correr regularmente el agua en baños y lavabos poco utilizados.
  • Revisar los artículos de alimentación antes de guardarlos.

Finalmente, si a pesar de todas estas medidas descubre una infestación de cucarachas en su casa, póngase en contacto con un profesional del control de plagas para obtener ayuda, tanto con la eliminación como con la prevención de una re-infestación después del tratamiento.

Fuente: www.higieneambiental.com